domingo, abril 22, 2018

La extinción hará que la vaca sea el mayor animal terrestre en 200 años

Un estudio publicado ayer en la prestigiosa revista «Science» ha confirmado esta sospecha. Una profunda reconstrucción del pasado fósil de los grandes mamíferos de la Tierra, desde hace 66 millones de años hasta la actualidad, apoya la hipótesis de que el tamaño medio de estos animales cayó en todos los continentes coincidiendo con la llegada y la expansión de las especies humanas. Todo esto comenzó a ocurrir hace unos 126.000 años e indica que el hombre se comió o mató a las especies más grandes antes que a las más pequeñas. Si se mantuviera esta tendencia, los autores creen que en 200 años el animal terrestre más grande sería una criatura doméstica: la vaca. (*)


Debido a la extinción inducida por el ser humano, los grandes mamíferos desaparecerán hasta que la vaca sea el mamífero terrestre más grande.

Los dinosaurios ya no volverán tras los 65 millones de años transcurridos desde su extinción. Sin embargo, parece que no nos importa ni lo más mínimo las especies que enviamos a la extinción en la actualidad por nuestra codicia. De hecho, ya hemos iniciado la sexta gran extinción masiva. Esta gran extinción aparecerá tan abrupta en el registro fósil como la del Cretácico precisamente por darse en un periodo minúsculo de tiempo respecto a la escala geológica.


Varios estudios apuntan a los efectos negativos que tuvo nuestra presencia allá a donde fuimos y la eliminación de la megafauna que eso significó, fueran los mamuts de América o los moas de Nueva Zelanda.

Los grandes seres vivos ocupan un nicho que suele ser el último en ocuparse y también el primero en quedarse vacío. No es fácil pertenecer a la megafauna, principalmente porque cada especie de esa megafauna cuenta con pocos individuos. Extinguir un mamut es mucho más fácil que hacerlo con una especie de bacteria. Además de los factores naturales, como el de salir de una glaciación, está el hecho de que un animal grande es un blanco perfecto para la caza, pues así el ser humano consigue una gran cantidad de recursos con poco esfuerzo individual. Por tanto, la caza debe afectar prioritariamente a las especies de mayor tamaño corporal.

Pero, ahora, a la caza se le ha sumado la destrucción del medio y su modificación por la ganadería y la agricultura, que compiten por espacio y recursos.


Según un estudio reciente, a la dispersión de seres humanos por el mundo siempre le ha seguido la extinción de los grandes animales. Según lo calculado por los autores, los animales de las especies que se extinguen tienden a ser de dos a tres veces mayores que los mamíferos que sobreviven y que esta tendencia es evidente a escala global.

Los mamíferos que hay ahora son más pequeños que los mamíferos de hace unos miles de años, así que es de esperar que la tendencia se mantenga en el tiempo. Según Felisa A. Smith (University of New Mexico, Albuquerque) y colaboradores, todo esto implica que dentro de 200 años el mamífero terrestre más grande será la vaca doméstica, pues el resto de los mamíferos más grandes ya se habrán extinguido.

El peso de los mamíferos ha caído desde los 100 kilos en promedio por individuo de hace 125.000 años a los 17 kilos de la actualidad y en los próximos 200 años caerá hasta pocos más 2,7 kilos. Con ello, los mamíferos volverán al tamaño promedio que tenían hace 40 millones de años, afirma Felisa A. Smith


Según los autores, esta tendencia se debe a la actividad humana y no a la evolución normal de los mamíferos. Según Kate Lyons (University of Nebraska-Lincoln), no fue hasta que empezó el impacto humano, que el tamaño corporal de los mamíferos empezó a ser un factor de vulnerabilidad en su extinción y que las extinciones de grandes mamíferos comenzó justo cuando apareció nuestra especie.

Un dato curioso es el de que el tamaño corporal de los mamíferos africanos ya era un 50% menor que el de sus congéneres de América hace 125.000 años. Esto se explica por la presencia de nuestros antepasados en ese continente y no en América. La reducción del tamaño de los mamíferos del nuevo mundo se dio en el Pleistoceno tardío, justo cuando llegaron los humanos a América y sus armas de largo alcance.

Según esto, el ser humano habría sido el principal factor de extinción de grandes mamíferos 90.000 años antes de lo que se creía. Estudio previos sugerían que los grandes mamíferos empezaron a desparecer más rápidamente que los mamíferos pequeños en la Australia de hace 35.000 años.

Por otro lado, los autores no han encontrado pruebas que apoyen la idea de que el cambio climático haya sido un factor de extinción, al menos en los últimos 66 millones de años. Los mamíferos grandes o pequeños son igualmente vulnerables a cambios en las temperaturas a lo largo de todo ese periodo de tiempo.

Obviamente, que la vaca sea en 200 años el animal terrestre más grande se debe que es un animal doméstico que criamos por su carne y leche, no a las cualidades intrínsecas que pudieran tener.



Los resultados muestran que la salida de los humanos de África y la población de los otros continentes coincidió con una reducción drástica de la presencia de grandes mamíferos. Neandertales, denisovanos y humanos modernos y arcaicos se extendieron ampliamente por Europa y Asia hace al menos unos 80.000 años. Hace 60.000 Homo sapiens puso el pie en Australia y hace unos 15.000 lo hizo en América.

Durante la época del Pleistoceno, la primera etapa del período Cuaternario y que va de los 2,6 millones de años a los 126.000 años de antigüedad, el mundo estaba poblado por mamuts, perezosos gigantes, rinocerontes lanudos, tigres dientes de sable. Una sucesión de enfriamientos y calentamientos globales transformaron la naturaleza y la diversidad de todos los animales, grandes y pequeños. Pero a partir de esos 126.000 años de antigüedad, la caza o la destrucción de hábitats, promovidas por los humanos, aceleraron la desaparición de los grandes animales.

Los datos del registro fósil han permitido dividir este proceso en cinco etapas, cada una caracterizada por un gran paso en la dispersión del humano por el globo. En los últimos 65 millones de años, poco después de la caída del asteroide que acabó con los dinosaurios, ningún período geológico tuvo un impacto tan profundo como el Cuaternario sobre los animales.

Según sus cálculos, si todas las especies que ahora están en peligro llegaran a la extinción, el tamaño medio de los animales caería cerca de un 30 por ciento en todos los continentes. Y, en el plazo de 200 años, el mayor mamífero terrestre sería la vaca, un pariente domesticado de los uros, ya extintos.


Hasta siempre.

CTsT = CVP


Fuente original:
(*) = http://science.sciencemag.org/content/360/6386/310

No hay comentarios.:

Publicar un comentario