domingo, abril 22, 2018

El halcón peregrino, el cazador mas rápido del mundo

En la naturaleza, hay veces en las que la belleza se mezcla con la muerte. El halcón peregrino, el cazador más rápido del mundo, es capaz de capturar presas que cambian de dirección al vuelo en un picado a más de 300 km por hora, una maniobra espectacular que solo es posible a esas velocidades. Si el ataque fuera más lento, el pobre pajarillo se libraría de convertirse en cena, según han concluido investigadores de las universidades de Groningen en Holanda y de la de británica de Oxford.



El halcón peregrino​ (Falco peregrinus) normalmente no vuela a velocidades superiores a los 100 km/h; pero en picada o cuando caza efectúa un ataque en picado puede alcanzar más de 300 km/h, lo que lo convierte en el animal más rápido del mundo.



La distribución geográfica de sus áreas de cría abarca desde la tundra ártica hasta el sur de América del Sur. Se le puede encontrar casi en todas partes de la Tierra, excepto en regiones polares extremas, montañas muy elevadas y selvas tropicales; la única área terrestre extensa sin hielo en la cual está completamente ausente es Nueva Zelanda, lo que la convierte en el ave de presa más extendida del mundo. (1)


Tanto el nombre científico como el nombre en español de esta especie significan «halcón viajero», a causa de los hábitos migratorios de muchas poblaciones del norte.



Aunque su dieta consiste casi exclusivamente en aves de tamaño medio, caza de vez en cuando pequeños mamíferos, pequeños reptiles e incluso insectos. Alcanza la madurez sexual en un año y se empareja de por vida. Anida en pequeñas oquedades en el suelo sin aportar ningún material, normalmente en bordes de acantilados o, en los últimos tiempos, en estructuras elevadas construidas por humanos.



El halcón peregrino se convirtió en una especie en peligro en muchas áreas debido al uso de pesticidas, sobre todo DDT. Desde la prohibición del DDT a principios de los años 1970, las poblaciones se recuperaron, apoyadas por la protección a gran escala de sus lugares de anidamiento y liberación de ejemplares en la naturaleza.



Al colocar cámaras de vídeo y rastreadores GPS en halcones peregrinos, el equipo había descubierto previamente que estas aves atacan a sus presas usando las mismas reglas que los misiles hechos por el hombre. Pero no se sabe por qué los halcones eligen atrapar presas lanzándose desde grandes alturas a velocidades más rápidas que cualquier otro animal. Tal comportamiento arriesgado seguramente exige extraordinarias demandas físicas y cognitivas.


Para investigar la estrategia del halcón, los investigadores construyeron una simulación computarizada basada en la física del vuelo de las aves que enfrenta a los halcones con las presas. La simulación incorpora la aerodinámica del vuelo, cómo las aves aletean y pliegan sus alas, cómo los halcones perciben a su presa y reaccionan a ella y cómo los halcones atacan como un misil.


Al ejecutar la simulación millones de veces, variando la estrategia de ataque del halcón cada vez, los investigadores demostraron que las inmersiones a alta velocidad permiten a los halcones producir fuerzas aerodinámicas mucho más altas para maniobrar, maximizando así sus posibilidades de capturar presas ágiles. (2)


Aún así, la simulación mostró que las inmersiones a alta velocidad requieren una dirección muy precisa para que un halcón ataque con éxito, lo que revela que su técnica de caza es altamente especializada. La investigación ha sido publicada en PLOS Computational Biology


Es el animal más veloz del planeta cuando realiza sus vuelos en picado para cazar, lo que implica elevarse a una gran altura y luego lanzarse hacia abajo a velocidades que habitualmente alcanzan más de 300 km/h,​ y golpear un ala de su presa para no dañarse en el impacto.​ Un estudio sobre la física del vuelo de un hipotético «halcón ideal» fijó un límite de velocidad teórico de 400 km/h para el vuelo de baja altitud y de 625 km/h para el vuelo de gran altitud.
En 2005 se registró a un halcón efectuando un vuelo en picado a una velocidad máxima de 389 km/h.​


Su esperanza de vida en la naturaleza es de hasta 15,5 años.​ El índice de mortalidad en su primer año de vida está entre el 59 y el 70%, disminuyendo a un 25-32% en los adultos.​ Aparte de amenazas antropogénicas como la colisión contra objetos construidos por los humanos, el halcón peregrino puede ser cazado por grandes águilas o grandes búhos.​



El halcón peregrino se alimenta casi exclusivamente de aves de tamaño medio, como patos, gaviotas, pájaros cantores y palomas.​ Aparte de murciélagos cazados por la noche,​ este halcón raramente caza pequeños mamíferos, pero captura de vez en cuando a ratas, liebres, ratones y ardillas; las poblaciones costeras de la subespecie pealei se alimentan casi exclusivamente de aves marinas.​ En el manglar brasileño de Cubatão, un halcón invernante de la subespecie tundrius fue observado cazando con éxito a un joven ibis escarlata.Insectos y reptiles son sólo una pequeña parte de su dieta, que varía en gran medida según la disponibilidad de presas. En áreas urbanas, su principal presa es la paloma bravía, seguida de otras aves comunes en las ciudades, como el estornino pinto y el vencejo común.​


Caza al amanecer y al anochecer, cuando la presa es más activa, pero en las ciudades también por la noche, en particular durante períodos de migración es cuando la caza nocturna se vuelve más frecuente. Para la caza requiere de espacios abiertos, por lo que a menudo lo hace sobre lagos, pantanos, valles, campos y tundra. Busca las presas desde una posición estática elevada o desde el aire.​ Una vez localizada la presa, comienza su ataque en picado, doblando hacia atrás la cola y las alas y con las patas pegadas al cuerpo.​ La presión atmosférica a los más de 300 km/h de velocidad que alcanza, podría dañar los pulmones del ave, pero unos pequeños tubérculos óseos en las fosas nasales del halcón redirigen las ondas de choque del aire que entra en las fosas (como las tomas de aire y conos de entrada de los motores a reacción), permitiendo al ave respirar más fácilmente mientras realiza el picado reduciendo el cambio de presión atmosférica.​ Para proteger sus ojos, los halcones usan sus membranas nictitantes(«terceros párpados») para limpiar las lágrimas y proteger los ojos manteniendo la visión. La presa es golpeada y capturada en el aire; golpea su presa con la garra apretada, atontándola o matándola y luego da la vuelta para capturarla en el aire.​ En el caso de que la presa fuera demasiado pesada para él, la deja caer a tierra. Despluma la presa antes de comérsela.​


El halcón peregrino se usa en la cetrería desde hace más de 3.000 años, cuando iniciaron su utilización los nómadas en Asia Central.​ Por su capacidad de lanzarse en picado a altas velocidades, era muy solicitado y usado a menudo por halconeros con experiencia.​ Durante la Segunda Guerra Mundial fueron utilizados para interceptar a palomas mensajeras.​ Se utilizan también en algunas ocasiones para espantar aves en aeropuertos y así reducir el riesgo de impactos de éstas contra los aviones, mejorando la seguridad del tráfico aéreo.​ También se le utiliza en la actualidad como un sistema alternativo de control biológico en la agricultura, erradicando o disminuyendo el número de otras especies de aves que dañan los cultivos


Hasta siempre
CTsT=CVP


Fuente usadas:
(1)= https://es.wikipedia.org/wiki/Falco_peregrinus
(2)= http://journals.plos.org/ploscompbiol/article?id=10.1371/journal.pcbi.1006044